Cómo desarrollar las habilidades motices de los niñ@s

feb 13, 2017

La doctora María Montessori, quien fue una célebre educadora, solía decir: "Nunca se debe dar a la mente más de lo se de a las manos"
haciendo un énfasis en la práctica motriz de los niños como medio para acceder a otros conocimientos más abstractos. Es en la primera infancia cuando éstas habilidades motrices se desarrollan; como madres ayudamos a los niños a gatear y a caminar, pero muchas veces nos olvidamos de otras destrezas básicas que se deben desarrollar durante esta etapa y que tienen que ver con la motricidad como es el manejor de la pinza que se forma entre el dedo pulgar e índice o el dominio de la mano como instrumento de trabajo. Si no las potenciamos en nuestros hijos pueden presentar algunos problemas como dificultades en la escritura, el conteo o la coordinación motriz a largo plazo.
 
Es por eso, que inspirada en el método Montessori les comparto una lista de actividades motrices que pueden realizar con sus pequeños en la casa:
 
Ejercicios de verter:
Deposita granos grandes, como frijoles o alubias, en una jarra y pide al niño que las vierta en otra jarra o frasco sin dejar que se caiga ninguno. Asegúrate de poner una bandeja o charola debajo para que no se derramen por el suelo.
Dale dos pequeños vasos y una cantidad de arroz suficiente para llenarlos, dile al niño que vierta el arroz en los vasos.
Cuando domine las dos actividades anteriores anteriores, puedes hacer lo mismo pero con agua, proporcionándole una esponja para que seque el agua que se riegue.
Untar mantequilla a un pan.
Vaciar el contenido de un huevo en un plato.
Estas sencillas actividades le ayudarán a desarrollar la atención, coordinación ojo-mano y control de la mano.
Armar rompecabezas
Los rompecabezas con perillas o piezas de encaje, ayudan a tu hijo a utilizar la pinza de la mano, es decir coordinar el pulgar y el índice para que posteriormente desarrolle la capacidad de usar pocos dedos para llevar a cabo una tarea, como sostener el lápiz.
Dibujar
Permitir que se exprese libremente mediante el dibujo le dará confianza en sus propias producciones. Pon a la mano crayones o colores gruesos y figuras para que las trace siguiendo el contorno, si es su deseo. Cuando tenga 4 o 5 años puedes pedirle que intenté dibujar algo que esté viendo, como un carro o la cama. Esto permitirá que su ojo practique enfocarse de forma determinada en un objeto y dirigir su mano para intentar representarlo.
Pintar con los dedos
Consigue pintura especial para dedos y deja que tu hijo se exprese libremente en diferentes materiales: lienzos, hojas blancas, cartón, en el piso o mosaicos. El utilizar esta parte de su mano le brindará la coordinación que necesita para tomar objetos y sostenerlos.
Coser
Es íncreible como la costura desarrolla en los niños la cordinación ojo-mano y no me refiero a darles aguja e hilo convencionales a los niños, sino a darles oportunidad de pasar hilos gruesos, como el estambre, por agujeros alrededor de una figura o comprar tela plástica cuadriculada y pedir que hagan dibujos "cosiendo" con cordones de diferentes colores las figuras.
Plastilina o barro
Moldear este tipo de materiales da a los niños la destreza necesaria para manejar sus manos en diferentes situaciones de coordinación motriz fina. Empieza haciendo bolitas y palitos con ellos, después que empiecen a hacer las figuras que ellos deseen, incluyendo letras, números o animales.
Las formas de las letras
Hacer las letras en papel de lija o madera le proporcionará una experiencia sensorial maravillosa, que lo ayudará a recordarlas. Al verlas y sentirlas las empezará a identificar. Recuerda ayudarlo a tocarlas tal y como se escriben las letras, es decir de arriba abajo, primero lo redondo y después lo recto, etc.
Puedes pedirle al niño que imite la letra con barro o plastilina, dibujándola o pintándola con los dedos, poniendo mucho cuidado en el sentido en que se escriben.
Introduce poco a poco el sonido, nunca el nombre, de alguna de ellas asociándolas con nombres de su familia o de sus personajes favoritos. Por ejemplo, la "mmmm" de Martha, en vez de la "eme" de Martha.
 
Nunca obligues a tu hijo a hacer algo que no desea, si no está preparado para reconocer las letras o interesado en alguna de las actividades, centra tus esfuerzos en las otras actividades, motívalo cambiando de ambiente para trabajar en el patio, en la cochera, en la cocina y elogia sus logros, sin poner mucha atención en sus fracasos
 

Otros contenidos

Desarrollado por